El cacaocultor es lo primero

Spanish English French Italian Portuguese Russian
mailfedesitcacaofacebookf twitterf youtubef google plusf

EL COMPOST: ABONO ORGÁNICO GRATIS

compost

Publicado 06/07/2017

Rubier  Rodas  I. A.

La elaboración de compost es tan antigua como la vida misma y comienza  desde el mismo momento en que cayó la primera hoja al suelo y comenzó a descomponerse. Este ha sido el método que la naturaleza ha empleado para alimentar a toda la población vegetal a todo lo largo y ancho del universo, pero tal como lo dice Víctor Hugo (1802-1885), ¨Produce una inmensa tristeza saber que la naturaleza habla, pero la gente  no escucha¨, y resolvimos por muchos años ya, utilizar la fertilización química a pesar de su alto costo.

El compostaje puede definirse como el manejo, realizado por el hombre, de los procesos de descomposición biológica que convierte el material orgánico heterogéneo  en un material  homogéneo. En la descomposición de la materia orgánica, hay involucrados dos procesos que son la mineralización y la humificación. La primera asegura la disponibilidad de los nutrientes en el  suelo en forma rápida y la humificación que es la formación de humus, ocurre en forma lenta. El humus constituye la mayor parte del carbono orgánico del suelo, por lo tanto es sinónimo de materia orgánica y se expresa como % de M.O. La elaboración del  compost comienza con la recopilación de todos aquellos materiales que se encuentran en nuestro campo, como desechos orgánicos de la cocina, material de las podas, malezas, las mazorcas basura del beneficio del cacao, estiércol de vacas, caballos, gallinaza, hojas de plátano, de maíz, etc. que se deben apilar en forma de eras, siempre al aire libre,  por capas superpuestas y no se debe voltear. Al cabo de 40 a 50 días, tendremos el mejor material  orgánico para aplicar  a   nuestros suelos,  que  no  solo  fertiliza  sino que adicionalmente  nos  proporciona una serie de ventajas y beneficios poco  conocidos pero  sorprendentes que hacen, en términos generales, que la calidad del suelo se mejore y se mantenga, haciendo que el manejo diario de los cultivos, (fertilizaciones, control plagas y enfermedades, controles de humedad, control malezas, etc.), sea más económico y nos lleve en forma natural a obtener mejores y mayores producciones. Debemos comenzar a entender que, la cantidad y la calidad del suelo siempre depende de la cantidad y la calidad de la materia orgánica, por tanto debemos recordar siempre que en forma natural el suelo, según la EPA (Agencia Americana de protección del medio ambiente), puede tener entre 5 y 10 Ton de bacterias, hongos, actinomicetos benéficos y según estudios publicados en la Enciclopedia Encarta en 2005, debemos recordar que en los primeros 15 cms de un suelo bien fertilizado puede haber más de 5 ton de bacterias y hongos, benéficos y esto porque los causantes de enfermedades ya fueron controlados por las mismas bacterias y hongos.

Cuando aplicamos este ¨compost¨, que hemos elaborado en nuestro propio campo de cultivos, con nuestros propios elementos naturales, con los mismos desechos que produce el mismo cultivo, que técnicamente no tienen ningún valor, estamos consiguiendo :

  • Que se restauren los suelos degradados, por malas prácticas agrícolas como quema de residuos, erosión por una equivocada dirección de surco en la ladera, agua en exceso, labores mecánicas no adecuadas, etc.
  • Que se enriquezca más la presencia de bacterias, hongos benéficos hasta el punto que podamos considerar el suelo como un sistema vivo, característica de vida que se le concede por la cantidad de organismos que lo habitan.
  • Que cuando se siembra, en la región de contacto suelo-planta se crea un lugar especial llamado Rizosfera, lugar ideal para que se formen diferentes relaciones (Simbiosis) entre la planta y las bacterias u hongos todas totalmente benéficas.
  • Que se forme una relación planta-hongo, dando lugar a la llamada Micorriza, fundamental en la nutrición y sanidad de las plantas especialmente en el ciclaje del Fósforo.
  • Que se forme una relación planta- bacteria (fijadoras de Nitrógeno del medio ambiente), que contribuye en la economía del Nitrógeno en nuestros sistemas agrícolas.
  • Que se tenga en el suelo, bacterias PGPR (bacterias promotoras del crecimiento de las plantas), como las bacterias del género, Azotobacter, Bacillus, Clostridium y Pseudomonas, que inducen a las plantas a adquirir resistencia sistémica,(interna), (ISR) contra las plagas, enfermedades y nemátodos y de las cuales ya se tienen registros de su eficacia. (Siqueira y Franco, 1988).
  • Que se tengan suelos sanos, que son el mayor almacén de carbono terrestre. Cuando se establece un programa permanente de aplicación del compost obtenido en la misma finca, podremos decir que tenemos suelos aptos para la producción agropecuaria. Estos suelos sanos juegan un papel importante en la mitigación del cambio climático a través del almacenamiento de carbono y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Cuando se realiza un mal manejo del suelo, cuando se convierten los bosques (deforestación) en tierras de cultivo y de pastoreo, estamos contribuyendo a pérdidas históricas de carbono del suelo que puede liberarse a la atmósfera en forma de CO2, contribuyendo así en forma dramática al cambio climático.

Se puede resumir, entonces, que si utilizamos  todos los residuos de cosecha, si logramos recoger la mayor cantidad de malezas, que tan mal aspecto dan cuando visitamos un cultivo, y   hacemos un uso racional de todo esto, estaremos haciendo un compost, que finalmente no tiene ningún costo pero sí nos está proporcionando el mejor abono que dan como resultado, suelos fértiles ricos en Materia Orgánica,(carbono), que requieren menos insumos químicos y que son menos susceptibles a la erosión y la desertificación y donde tendremos  cultivos siempre sanos y productivos.